Infovet :
La oruga procesionaria del pino, un peligro para el perro.

-
Autor
Irene Ferrero - Especialista dermatología en Madrid
Email de contacto: contactar@ireneferrero.es
Página web: www.ireneferrero.es/especialidades_veterinaria_madrid_dermatologia.php
4

Descripción: La oruga procesionaria del pino, un peligro para el perro

Durante la primavera uno de los motivos de consulta más frecuente en medicina de urgencias es el contacto con la oruga procesionaria del pino. A partir del mes de Febrero las orugas migran y si el perro entra en contacto con ellas o con sus nidos, se desarrolla una dermatitis urticante. Se considera una emergencia muy seria. El diagnóstico temprano es fundamental para limitar la progresión del daño y las secuelas.

¿Por qué se produce?

La procesionaria del pino y el perro -¿Por qué se produce?

La oruga procesionaria del pino es la larva del lepidóptero Thaumatopea pytocampa. Los nidos se localizan en las ramas de los pinos. Al inicio de la primavera, con la subida de temperaturas, las larvas bajan al suelo y migran buscando una zona donde convertirse en crisálidas. Durante esta migración se desplazan en procesión, avanzando en fila de a una y es en este momento cuando son peligrosas para los perros. Los contactos suceden principalmente entre los meses de Febrero y Abril.

Las larvas miden unos 3-5 cm y están cubiertas de pelo. En caso de peligro, el pelo se clava y libera la toxina taumatopenia, responsable de la reacción anafiláctica. Los perros, especialmente los jóvenes, son muy curiosos y se acercan a ellas para investigar. Las olfatean, las pueden lamer, las tocan con las patas y en ocasiones las ingieren. El contacto se puede producir directamente con la hilera de procesionaria en movimiento o con los nidos que han caído al suelo y que desprenden pelos urticantes. En algunas ocasiones el viento desplaza los pelos del nido y los pone en contacto con el perro. 

¿Qué síntomas pueden aparecer?

Si la reacción sigue avanzando:

*No es necesario que se cumplan todos los puntos. El veneno de la procesionaria causa un daño tisular severo por contacto y una reacción alérgica aguda muy fuerte. La localización más frecuente es la oral pero también puede afectar a la zona ocular o a la nasal por aspiración durante el olfateo. 

¿Qué hago?

La procesionaria del pino y el perro -¿Qué hago?

Si sospechamos que nuestro perro ha tenido contacto con la procesionaria del pino debemos llevarlo al veterinario de inmediato, ya que nos encontramos ante una emergencia muy seria. Si nuestro veterinario habitual está cerrado debemos buscar un centro de urgencias cercano totalmente equipado. Como medida de primeros auxilios se recomienda lavar bien la zona afectada con agua templada o suero abundante a chorro. Debemos recordar que el veneno también afecta al ser humano por lo que debemos protegernos con guantes antes de tocar al animal.

El pronóstico y las secuelas dependerán de la zona del cuerpo afectada, la intensidad del contacto y del tiempo que pasa entre el accidente y el inicio del tratamiento. Se recomienda que no pasen más de 2 horas desde la exposición hasta la visita al veterinario. La recuperación suele producirse en unos 3 días de media, aunque en algunos perros puede perderse la parte distal de la lengua y necesitan más tiempo para habituarse a beber y comer de nuevo. 

¿Qué NO debo hacer?

  • No tocar al perro sin guantes de protección
  • No frotar la zona durante el lavado
  • No dejar que trague el agua del lavado
  • No medicar NUNCA sin control veterinario
  • No experimentar con remedios caseros
  • No esperar a que se le pase sin hacer nada
  • No esperar a que mi veterinario abra al día siguiente

¿En qué consiste el tratamiento?

La procesionaria del pino y el perro -¿En qué consiste el tratamiento?

El veterinario hará un examen físico completo del paciente y comprobará la extensión de las lesiones. Se realiza un lavado de la zona afectada con abundante suero fisiológico atemperado para intentar eliminar los pelos de la oruga que hayan podido quedar clavados en la piel y las mucosas.

El tratamiento médico debe ser rápido, agresivo, y se aplica de forma individualizada. El veterinario utilizará corticoides de acción rápida y antihistamínicos, inyectados por vía intravenosa e intramuscular. Normalmente también requieren de analgésicos, combinaciones de antibióticos y protectores de estómago. En ocasiones se añaden antieméticos para controlar los vómitos. Se pueden inyectar corticoides locales bajo sedación. También se pueden aplicar anestésicos tópicos para reducir el dolor.

Los casos más graves que no han sido tratados a tiempo y los animales que son incapaces de tomar agua o alimentos, se deben hospitalizar. Se mantienen en observación con monitorización constante y se administran medicamentos y sueroterapia. En caso de shock se inyecta adrenalina y en ocasiones se deben intubar. Si el perro no puede alimentarse por sí mismo se coloca un tubo de alimentación. 

Palabras Clave:

alimentación, antihistamínicos, hipersalivación, monitorización, anafiláctica, recuperación, antieméticos, antibióticos, observación, lepidóptero, veterinario, contacto, lavado, tiempo, agua, perro, pelos, procesionaria, afectada, ,