Infovet :
Intoxicaciones del gato en el hogar.

-
Autor
Irene Ferrero - Especialista medicina interna en Madrid
Email de contacto: contactar@ireneferrero.es
Página web: www.ireneferrero.es/especialidad_veterinaria_madrid_medicina_interna.php
3

Descripción: Intoxicaciones del gato en el hogar

En el hogar podemos encontrar una gran variedad de artículos y sustancias de uso cotidiano que pueden ser muy peligrosas para nuestros gatos. Normalmente, son ingeridos por accidente y requieren de un tratamiento veterinario urgente, ya que si no se tratan a tiempo pueden ser mortales. Los gatos son más cautelosos que los perros y aunque las intoxicaciones son menos frecuentes, nuestros amigos felinos no están exentos de riesgo.

¿Qué peligros encontramos?

El gato y los peligros en el hogar-¿Qué peligros encontramos?
  • Alimentos.
  • Medicamentos.
  • Productos de higiene personal.
  • Productos de limpieza.
  • Insecticidas y raticidas.
  • Productos químicos.
  • Plantas.
  • Otros.

Muchos de los alimentos que tomamos en nuestra dieta habitual pueden ser muy  perjudiciales para los gatos. Es especialmente importante evitar el acceso de nuestros animales al café, té, chocolate, aguacate, alcohol, uvas, pasas, nueces de Macadamia, cebolla, ajo, chicles, dulces, alimentos grasos o picantes, etc. Por otra parte, debemos mantener siempre la basura fuera de su alcance, ya que los alimentos en descomposición pueden provocar intoxicaciones graves. En la basura también pueden encontrar espinas, o cordeles, entre otros, que actuarán como cuerpos extraños en el tracto digestivo.

Los medicamentos utilizados para tratar enfermedades en los seres humanos pueden ser muy tóxicos para los gatos. Nunca se deben administrar fármacos a un gato a menos que sea por indicación expresa de su veterinario. Deben guardarse en un lugar seguro fuera del alcance de los animales. Hay que tener especial cuidado con los siguientes medicamentos: antiinflamatorios (aspirina, ibuprofeno, etc.), paracetamol, pastillas para adelgazar, antihistamínicos, descongestivos, antidepresivos, ansiolíticos, pastillas para dormir, hormonas tiroideas, pastillas anticonceptivas, medicación para el corazón, medicamentos para la diabetes, etc.

También debemos tener cuidado con los productos de higiene personal como el jabón, pasta de dientes, enjuagues bucales, o cremas solares, ya que pueden ser ingeridos de forma accidental.

En cuanto a los productos de limpieza es conveniente guiarnos por las instrucciones y almacenarlos en un lugar seguro. Por supuesto, debemos mantener siempre los recipientes fuera del alcance de nuestros gatos cuando los estemos usando porque los podrían ingerir en un descuido, resultando muy peligroso para su salud. Si se inhalan en una concentración suficiente pueden provocar irritación del aparato respiratorio. En contacto con la piel pueden producir quemaduras químicas graves.

Si utilizamos insecticidas oraticidas también debemos seguir las instrucciones de seguridad. Existen productos contra pulgas y garrapatas que sólo se pueden aplicar en los perros. Si se aplican en gatos u otras especies pueden aparecer problemas muy graves. Si un gato ingiere veneno para ratones puede causarle problemas potencialmente mortales, normalmente trastornos de la coagulación y hemorragias. Al utilizar cualquier raticida es muy importante asegurarnos de que lo estamos aplicando en áreas totalmente inaccesibles a los gatos.

Los ambientadores, bolas de naftalina, pilas, etc. son también un peligro. Los anticongelantes y refrigerantes para automóviles contienen etilenglicol y otras sustancias que pueden provocar la muerte del animal aunque se haya ingerido una pequeña cantidad. Hay que prestar especial atención a los insecticidas para plantas, abonos y herbicidas. Las pinturas y los disolventes como el aguarrás pueden causar irritaciones o quemaduras químicas al ser ingeridos o si entran en contacto con la piel.

Existe una amplia variedad de plantas de interior y otras que podemos encontrar en los patios o jardines que pueden hacer enfermar a nuestro gato. La ingestión de adelfa, tejo, dedalera o kalanchoe puede provocar problemas cardiacos.  Algunas palmeras pueden causar problemas gastrointestinales graves y fallo hepático. Los lirios y los tréboles contienen sustancias que pueden producir fallo renal. Sería conveniente evitar también las azaleas, rododendros, narcisos y tulipanes. También producen problemas intestinales el ciclamen, crisantemo, poto, hibisco, hortensia, amarilis, hiedra y filodendro. Ciertas variedades de champiñones y setas pueden ser especialmente peligrosas, provocan fallo hepático e incluso la muerte. Durante las Navidades debemos tener cuidado con la flor de pascua, el acebo y el muérdago.

Los objetos pequeños que se caen al suelo y son ingeridos pueden suponer un peligro. Es el caso de monedas, botones, cordones, hilos, gomas del pelo, juguetes pequeños, joyas, clavos, etc. Son cuerpos extraños que causan daños en el aparato digestivo. También los cables eléctricos, especialmente en gatitos curiosos. Los muerden y pueden provocar quemaduras o electrocución. 

¿Qué síntomas pueden aparecer?

En función de la causa de la intoxicación encontraremos distintos signos clínicos. La mayoría suelen aparecer rápidamente pero algunos tardan un tiempo en dar la cara. Los síntomas más frecuentes son los relacionados con el sistema nervioso y el aparato digestivo. Es frecuente que un solo tóxico afecte a varios sistemas.

  • Pérdida de apetito, nauseas, babeo, vómitos, diarreas, dolor abdominal
  • Mucosas pálidas, ictéricas, cianóticas
  • Sangre en la orina, orina de color coñac, incontinencia urinaria
  • Hemorragias espontáneas por nariz, boca, ano
  • Dificultad respiratoria
  • Debilidad generalizada
  • Letargo, pérdida de consciencia
  • Movimientos oculares anómalos, alteración del tamaño de las pupilas
  • Hiperactividad, nerviosismo
  • Incoordinación, temblores, rigidez, convulsiones, coma
  • Taquicardia, arritmias, hipertensión
  • Bradicardia, hipotensión
  • Fiebre, hipotermia
  • Heridas en la piel, picor, quemaduras

*No es necesario que se cumplan todos los puntos, dependerá del tóxico. También pueden darse varios síntomas en el mismo paciente

¿Qué hago?

El gato y los peligros en el hogar-¿Qué hago?

Si sospechamos que nuestro gato se ha intoxicado, ha ingerido algún objeto, ha mordido un cable, etc. es importante no perder tiempo y acudir al veterinario de inmediato. Si nuestro veterinario habitual está cerrado debemos buscar un centro de urgencias cercano. Estamos ante una emergencia y el tiempo es crítico para lograr que el tratamiento tenga éxito. Es importante que llevemos el producto sospechoso o que identifiquemos la planta que haya podido ingerir el gato para darle más información al veterinario y así poder poner un tratamiento más específico o un antídoto en el caso de haberlo. El pronóstico dependerá del tipo de tóxico, de la cantidad, y del tiempo transcurrido desde la exposición.

¿Qué NO debo hacer?

  • No esperar a que mi veterinario abra al día siguiente
  • No esperar a que se le pase sin hacer nada
  • No inducir el vómito sin que lo haya prescrito el veterinario
  • No obligarle a beber o ingerir otras sustancias
  • No medicar NUNCA sin control veterinario

¿En qué consiste el tratamiento?

El gato y los peligros en el hogar-¿En qué consiste el tratamiento?

El veterinario proporcionará el tratamiento más adecuado en función de cada caso. Por norma general, el paciente requiere hospitalización en cuidados intensivos y monitorización constante. Se hacen analíticas de sangre y orina, electrocardiogramas, y pruebas de imagen como radiografías o ecografías. En el caso de existir cuerpos extraños alojados en el aparato digestivo suele ser necesaria su extracción por medio de la cirugía una vez estabilizado el animal.

El tratamiento básico para tratar las intoxicaciones se basa en los siguientes puntos:

- Estabilización del paciente y manejo general de los síntomas. Se debe mantener la función respiratoria, cardiovascular, cerebral, renal, y la temperatura corporal. Es de vital importancia proporcionar cuidado sintomático y de soporte durante todo el ingreso. Los gatos intoxicados pueden necesitar oxígeno o incluso ventilación asistida. Se utilizan sueros y medicamentos intravenosos, y medicación tópica en función de las necesidades. Pueden requerir antiarrítmicos, anticonvulsivantes, protectores gástricos, antieméticos, analgésicos, sedantes, etc. En ocasiones se pueden realizar transfusiones de sangre o plasma.

- Descontaminar y evitar la absorción continuada del tóxico. Es muy importante impedir el paso de la toxina a la circulación sanguínea. Para ello se realizará una descontaminación cutánea, ocular, o digestiva, según la vía de intoxicación. Existen varios métodos que se aplicarán según el estado clínico de cada paciente y del tipo de tóxico con el que nos encontremos, siempre que no esté contraindicado.

- Administración de antídotos específicos si los hubiera para neutralizar los efectos del tóxico.

- Acelerar la eliminación de las toxinas que ya se han absorbido. Por regla general se fuerza la diuresis para aumentar la excreción renal. 

Palabras Clave:

electrocución, descontaminación, antihistamínicos, hospitalización, monitorización, estabilización, descomposición, veterinario, productos, problemas, tiempo, aparato, gato, función, cuidado, tratamiento, gatos, alimentos, pastillas, quemaduras, fallo, ingeridos, insecticidas, graves, alcance, cuerpos, ingerir,