Infovet :
Hipoxemia por aspiración de agua en el gato.

-
Autor
InfoVet - Portal veterinario
Email de contacto: info@infovet.es
Página web: www.infovet.es
3

Descripción: Hipoxemia por aspiración de agua en el gato

El hecho de que un gato haya estado sumergido bajo el agua durante un tiempo prolongado y después sobreviva se conoce como fenómeno de semiahogamiento. Durante el ahogamiento se produce una aspiración de agua a los pulmones que normalmente conduce a atelectasia, edema pulmonar y neumonía. También puede producir daños cerebrales por falta de oxígeno. El daño en cada caso dependerá del tiempo de inmersión, de la temperatura del agua y del tipo de agua en la que el gato se ahoga (dulce, tratada con químicos, salada, etc.).

¿Por qué se produce?

Semiahogamiento en el gato -¿Por qué se produce?

En muchas ocasiones estos accidentes se deben a negligencia por parte de los dueños o a medidas de seguridad inadecuadas.

Aunque por regla general los gatos no sean amigos del agua, pueden caer por accidente a la piscina, por ejemplo. Muchos propietarios creen que los animales saben nadar naturalmente pero esto no siempre es así. A parte de por no saber nadar, un gato que cae al agua puede ahogarse por no poder emerger a la superficie o por no poder salir fuera del agua. Las piscinas tienen escaleras que los gatos no pueden o no saben utilizar. En otras ocasiones, no saben que tienen que nadar hasta el extremo de la piscina donde se encuentra la escalera y dan vueltas buscando la salida. Nadan sin parar, se cansan, y se ahogan por agotamiento. En el caso de los gatos caseros sin acceso al exterior este tipo de accidente se puede producir por caídas dentro del inodoro o si se esconden dentro de la lavadora y sin darnos cuenta se pone en marcha con el gato dentro.

Los animales más afectados suelen ser gatos jóvenes, pero los adultos no están exentos. Los gatos mayores o con ciertas enfermedades tienen mayor riesgo de sufrir este tipo de accidentes. Por ejemplo, gatos que presentan convulsiones, bajadas de glucosa, demencia senil, artritis, problemas cardiacos, o ceguera. 

¿Qué síntomas pueden aparecer?

Incluso si el gato es rescatado el semiahogamiento puede resultar fatal.           

  • Mucosas y piel cianóticas (azuladas), a veces mucosas pálidas
  • Dificultad para respirar
  • Toses y esputos que pueden ser transparentes o rojizos espumosos
  • Sonidos de crepitaciones pulmonares
  • Vómitos
  • Hipotermia, extremidades frías
  • Sordera
  • Debilidad, ansiedad
  • Aumento o descenso de la frecuencia cardiaca
  • Pérdida de consciencia o estado comatoso
  • Parada respiratoria
  • Parada cardiaca

*Estos accidentes son muy serios y pueden progresar rápidamente incluso cuando los síntomas no aparecen inmediatamente tras el ahogamiento. No es necesario que se cumplan todos los puntos. Lo más habitual es que encontremos varios síntomas en el mismo paciente.  

¿Qué hago?

Semiahogamiento en el gato -¿Qué hago?

Si tu gato ha sufrido un accidente de ahogamiento en el agua debes llevarlo inmediatamente al veterinario, incluso si parece que está normal. Si tu veterinario habitual está cerrado debes buscar un centro de urgencias cercano. Envuélvelo en mantas o toallas e intenta secarlo por el camino.

En el lugar del accidente lo sacaremos del agua rápidamente e intentaremos que expulse el agua que haya podido entrar a los pulmones. Para ello lo pondremos de lado, colocaremos la cabeza del gato a un nivel más bajo que el cuerpo y daremos unos golpes suaves en el tórax. Debemos comprobar que respira y que el corazón late. Si está en parada se puede intentar la RCP siempre que se conozca la técnica. Se hace respiración artificial boca-hocico y masaje cardiaco. El pronóstico es reservado. 

¿Qué NO debo hacer?

  • No ponernos en peligro nosotros mismos
  • No esperar a que mi veterinario abra al día siguiente
  • No esperar a que se le pase sin hacer nada

¿En qué consiste el tratamiento?

Semiahogamiento en el gato -¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento más adecuado dependerá siempre de cada caso y se aplica en función del tipo de agua en el que haya estado sumergido el gato, el tiempo durante el que ha habido privación de oxígeno, y el grado de daño pulmonar provocado. El veterinario hará una exploración física completa con analíticas de sangre y orina, radiografías de tórax y electrocardiograma.

Generalmente se hospitaliza al paciente para observación y monitorización. Se suele aplicar oxígeno y en ocasiones es necesaria la ventilación asistida. Se utiliza suero atemperado para tratar el shock y medicamentos como diuréticos, broncodilatadores, o antibióticos, en función de cada caso. Se controla la temperatura, que se aumentará paulatinamente. Algunos casos pueden llegar a necesitar alimentación intravenosa si ha habido daño cerebral o pulmonar severo.

Palabras Clave:

, monitorización, radiografías, electrocardiograma, antibióticos, alimentación, ventilación, respiración, rápidamente, observación, exploración, gato, agua, gatos, veterinario, accidente, saben, nadar, tienen,