Infovet :
Hematoma aural canino .

-
Autor
InfoVet - Portal veterinario
Email de contacto: info@infovet.es
Página web: www.infovet.es
3

Descripción: Hematoma aural canino

El otohematoma o hematoma aural es la acumulación de sangre dentro del pabellón auricular del perro. Se observa una bolsa de líquido bajo la piel de la oreja. Tiene gran importancia clínica ya que produce mucho malestar y suele deberse a otras enfermedades subyacentes como otitis externa, alergias o cuerpos extraños.

¿Por qué se produce?

Otohematoma en el perro-¿Por qué se produce?

El otohematoma aparece por la rotura traumática de los vasos y capilares sanguíneos dentro del pabellón auricular. El perro está incómodo o siente prurito, sacude la cabeza y se rasca las orejas hasta autolesionarse. La sangre sale de los vasos sanguíneos y queda acumulada en el espacio entre la piel y el cartílago, creando un hematoma. También puede ocurrir por traumatismos sobre la oreja, por ejemplo, en heridas por mordeduras.

La causa más frecuente que lleva al otohematoma en el perro es la otitis externa. La otitis a su vez puede deberse a infecciones por bacterias o levaduras, a ácaros de los oídos, a la presencia de cuerpos extraños en el canal auditivo, a enfermedades alérgicas como la atopia o la alergia alimentaria, etc. Pueden estar implicadas las alteraciones en la coagulación de la sangre aunque en menor medida.

Ocurren con mayor frecuencia en perros que en gatos y más en los de oreja caída. 

¿Qué síntomas pueden aparecer?

  • Sacudidas de la cabeza
  • Rascado de las orejas con autotraumatismo
  • Inflamación aguda de la cara interna del pabellón auricular con fluido en el interior
  • En perros de orejas rectas, caída de la oreja afectada por el peso del hematoma
  • Con mayor frecuencia la afectación es unilateral aunque puede ser bilateral
  • Afecta sólo a una zona del pabellón o se extiende por toda su longitud
  • Puede llegar a romperse y sale gran cantidad de sangre
  • Solidificación con el tiempo, aparece como una masa firme
  • Existencia de otitis concurrente por ácaros, bacterias o levaduras, enfermedades alérgicas, etc.

¿Qué hago?

Otohematoma en el perro-¿Qué hago?

Ante la sospecha de que nuestro perro pueda tener un otohematoma debemos llevarlo al veterinario, que se encargará de tratarlo y de diagnosticar y tratar la enfermedad subyacente que lo ha provocado. No se considera una emergencia vital pero el malestar que produce en el animal, el retraso en la curación a medida que pasa el tiempo, y las posibles secuelas que pueden quedar, hacen que en ocasiones se recomiende la visita al veterinario de urgencias.

El pronóstico es bueno pero puede recurrir si el tratamiento es inadecuado o no se controla la causa primaria de la otitis (alergias, cuerpos extraños auditivos, enfermedades endocrinas, pólipos, etc.). Los otohematomas mal curados se vuelven crónicos o recurrentes y pueden acabar en fibrosis y contracción del cartílago del pabellón auricular provocando deformidades de la oreja. 

¿Qué NO debo hacer?

  • No intentar drenar el contenido por nuestra cuenta
  • No medicar NUNCA sin control veterinario
  • No utilizar remedios caseros
  • No esperar a que se le pase sin hacer nada o la oreja quedará con cicatrices y deformidades

¿Cómo se diagnostica?

Otohematoma en el perro-¿Cómo se diagnostica?

Para diagnosticar el otohematoma el veterinario se basa en la historia (otitis previa, sacudidas de cabeza, rascado de orejas), y en los signos clínicos que observa durante el examen físico del paciente. Para confirmar las sospechas se realiza una aspiración con aguja fina de la masa, que revela la presencia de sangre o líquido sero-sanguinolento en su interior.

Debe hacerse siempre un examen del canal auditivo con el otoscopio para identificar una posible otitis externa. Se tomarán muestras del interior para citología, donde podremos observar ácaros, bacterias o levaduras. 

¿En qué consiste el tratamiento?

Otohematoma en el perro-¿En qué consiste el tratamiento?

El hematoma debe ser drenado tan pronto como sea posible. Es habitual realizar un drenaje con aguja fina en consulta para extraer la sangre acumulada en el interior y aliviar la presión. Se coloca un vendaje y se procede a programar la cirugía.

La cirugía es el tratamiento de elección y evita las recurrencias. Consiste abrir el hematoma y drenarlo. Se limpia de coágulos y restos de fibrina. Se pueden emplear varias técnicas que evitan que queden espacios muertos entre el cartílago y que se siga acumulando la sangre. Tras la cirugía se coloca un vendaje de tipo compresivo y se van haciendo curas mientras se controla la evolución. Los antiinflamatorios y antibióticos suelen estar indicados. Los perros deben llevar collar isabelino.

En caso de existir una otitis externa, ésta debe ser tratada adecuadamente y de forma agresiva para reducir las sacudidas de cabeza y el rascado. Se pueden administrar antibióticos, antifúngicos, antiparasitarios o antiinflamatorios entre otros, según los resultados de las pruebas diagnósticas realizadas. 

Palabras Clave:

solidificación, diagnósticas, caída, antifúngicos, antibióticos, sero-sanguinolento, inflamación, contracción, coagulación, traumática, otitis, sangre, oreja, otohematoma, cabeza, veterinario, pabellón, perros, sacudidas, hematoma, interior, bacterias, orejas, perro, cartílago, enfermedades, ácaros, ,