Infovet :
El peligro de las espigas en los perros.

-
Autor
Irene Ferrero
Email de contacto: contactar@ireneferrero.es
Página web: www.ireneferrero.es
3_5

Descripción: El peligro de las espigas en los perros

Uno de los motivos de consulta más frecuente en medicina de urgencias en el caso de los perros son los problemas causados por las espigas. Sucede normalmente durante la primavera y el verano. No sólo afecta a los perros que van al campo, también hay muchas espigas en los parques, solares y caminos de las ciudades.

¿Por qué se produce?

Las espigas en el perro-¿Por qué se produce?

Con la llegada del buen tiempo aparecen las espigas, que son muy peligrosas para nuestros perros. Son las semillas de algunas plantas y tienen forma de arpón o de flecha, para ayudar en la propagación. Se clavan en el pelo y quedan enredadas, para ir después avanzando hasta hacer un orificio de entrada en la piel. En otras ocasiones se meten en el oído o entre los dientes. La forma que tienen hace que no puedan retroceder. Son varias las localizaciones de las espigas en los perros. 

¿Qué síntomas pueden aparecer?

En los oídos:

  • Movimientos bruscos de la cabeza, sacudidas.
  • Inclinación de la cabeza hacia un lado.
  • Oreja más baja en el lado afectado.
  • Dolor y quejidos si tocamos la base de la oreja.
  • Otitis oído externo.
  • Perforación del tímpano.
  • Otitis oído medio.

En las fosas nasales:

  • Estornudos continuos y fuertes que empiezan de repente.
  • Arruga la nariz, se frota la nariz con las patas o contra el suelo.
  • Sangrado por la nariz.
  • Si lleva tiempo, descarga purulenta.

En los ojos:

  • Inflamación del ojo, puede estar lloroso y enrojecido.
  • Dolor.
  • Blefaroespasmo, ojo entrecerrado.
  • Úlceras corneales.
  • Se alojan detrás de los párpados o del tercer párpado.

Entre los dedos:

  • Lamido constante de los espacios interdigitales.
  • Cojera.
  • Granulomas por cuerpo extraño entre los dedos: bulto rojizo e inflamado que supura.
  • Fístula o herida abierta con secreción purulenta o sero-hemorrágica.
  • Zona de fibrosis.

En la boca:

  • Dificultad para comer y beber.
  • Dolor en la cavidad oral.
  • Babeo, sangrado.
  • Secreciones purulentas.
  • Gingivitis, granulomas, fístulas orales.

En la vulva o en el prepucio:

  • Dificultad para orinar.
  • Infecciones genitales y urinarias.
  • Secreciones purulentas.
  • Granulomas, fístulas.

En la piel:

  • Lamido constante de la zona.
  • Fístula o herida abierta con secreción.
  • Granulomas por cuerpo extraño sobre todo en axilas e ingles: bulto rojizo e inflamado que supura.
  • Zonas o trayectos de fibrosis.
  • Pueden atravesar el músculo y llegar al tórax o al abdomen, provocando lesiones graves en órganos internos.

Los signos suelen aparecer de forma repentina, normalmente durante el paseo por una zona con espigas o justo después. Si no nos damos cuenta rápidamente, la espiga irá avanzando y provocando un daño mayor, por lo que podremos observar más síntomas. No es necesario que se cumplan todos los puntos.

¿Qué hago?

Las espigas en el perro-¿Qué hago?

Si sospechamos que nuestro perro tiene una espiga en cualquier parte del cuerpo o hemos visto claramente cómo penetraba por ejemplo por la nariz, es importante no perder tiempo y acudir al veterinario de inmediato. Si nuestro veterinario habitual está cerrado debemos buscar un centro de urgencias cercano. Estamos ante una emergencia y cuanto antes vayamos, más fácil será extraer la espiga. Si esperamos, el perro estará cada vez más dolorido y la espiga habrá ido profundizando y clavándose más, siendo más difícil su extracción y provocando infecciones y otros problemas graves. 

¿Qué NO debo hacer?

  • No esperar a que mi veterinario abra al día siguiente
  • No esperar a que se le pase sin hacer nada
  • No intentar sacar la espiga por nuestra cuenta, no introducir pinzas a ciegas, y no utilizar irrigaciones de suero, aceites, productos de limpieza, etc.; posiblemente agravemos el problema.
  • No medicar NUNCA sin control veterinario.

¿En qué consiste el tratamiento?

Las espigas en el perro-¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento más adecuado dependerá siempre de cada caso y se aplica de forma individualizada. El objetivo es encontrar la espiga, extraerla, y tratar las secuelas que haya producido (normalmente inflamación e infección de la zona).

En el caso de los oídos o las fosas nasales, se exploran con el otoscopio y para la extracción se utilizan unas pinzas especiales de cocodrilo, largas y finas. En la mayoría de los casos los pacientes requieren de una sedación profunda por el dolor que provoca la exploración y porque deben estar muy quietos para evitar daños mayores. Las espigas en el oído nunca salen solas, debe extraerlas el veterinario. En las fosas nasales pueden salir con los estornudos del paciente, las pueden deglutir y van al estómago, o pueden aspirarlas y llegan al pulmón, provocando problemas aún mayores. En ocasiones será necesario explorar la nariz y las vías respiratorias mediante un endoscopio.

Los ojos se exploran con colirio anestésico aunque según los casos también será necesaria la sedación del paciente. Tras la eliminación de las espigas se utilizarán colorantes para comprobar si existen úlceras en la córnea, se comprueba qué daños ha causado,  y se administrarán los tratamientos más adecuados en cada caso.

Si se encuentran entre los dedos o en la piel se intenta la extracción con pinzas a través de la herida de entrada, combinado con curas, vendajes, antibióticos y antiinflamatorios. En ocasiones la espiga se ha podido desplazar o incluso deshacer si lleva tiempo, y el perro debe entrar a quirófano para poder solucionar el problema.

En caso de que haya afectación de órganos internos la situación es muy grave y el tratamiento es más complicado, generalmente requiere cirugía de urgencias. 

Palabras Clave:

sero-hemorrágica, administrarán, propagación, antibióticos, perforación, inflamación, inclinación, exploración, eliminación, antiinflamatorios, espiga, tiempo, nariz, oído, espigas, extracción, cada, pinzas, será, veterinario, forma, fosas, granulomas, perro, dolor, ,