Infovet :
Diabetes mellitus, Cetoacidosis diabética y Diabetes Hiperosmolar en el gato.

-
Autor
Irene Ferrero - Especialista medicina interna en Madrid
Email de contacto: contactar@ireneferrero.es
Página web: www.ireneferrero.es/especialidad_veterinaria_madrid_medicina_interna.php
3_5

Descripción: Diabetes mellitus, Cetoacidosis diabética y Diabetes Hiperosmolar en el gato

La Diabetes Mellitus es una enfermedad endocrina que si no se diagnostica y se trata a tiempo puede tener graves consecuencias. Es más frecuente en gatos de edad avanzada, pero también puede presentarse en animales jóvenes.

¿Por qué se produce?

La diabetes y las urgencias diabéticas en el gato-¿Por qué se produce?

La Diabetes Mellitus surge por una deficiencia absoluta o relativa de insulina. La deficiencia de insulina se debe a problemas pancreáticos que impiden su adecuada producción, o por otras enfermedades y presencia de ciertas hormonas que provocan resistencia a la acción de la insulina en el organismo, por ejemplo en el caso de pancreatitis, hipertiroidismo, uso prolongado de corticoesteroides, etc.

En la Diabetes Mellitus el cuerpo no puede hacer un uso normal de la glucosa, que es la fuente de energía de las células. Los niveles de glucosa en sangre están controlados por una hormona llamada insulina, que es producida por el páncreas, y regula el paso del azúcar de la sangre a las células de todo el cuerpo. Si no hay suficiente insulina, la glucosa no puede pasar a las células y el cuerpo no obtendrá energía. La glucosa queda acumulada en la sangre y se produce una hiperglucemia. Los altos niveles de glucosa en sangre hacen que se excrete por la orina más glucosa de lo normal (glucosuria). La glucosa arrastra agua y el gato orinará más cantidad y más frecuentemente. Por otro lado, como la glucosa no llega a las células no hay energía y el cuerpo quema las sustancias de reserva, provocando una notable pérdida de peso y agravando el proceso.

La Diabetes Mellitus puede presentarse a cualquier edad pero lo normal es que afecte a gatos adultos y de edad avanzada, generalmente a partir de los 6 años. Se presenta con mayor frecuencia en machos castrados y parece que los gatos de raza Birmano presentan mayor predisposición. La obesidad es un factor de riesgo.

¿Qué urgencias podemos encontrar?

En los gatos podemos distinguir 3 tipos de emergencias. La hipoglucemia puede aparecer en gatos que reciben tratamiento con insulina, pero las otras pueden ocurrir tanto en gatos diabéticos diagnosticados y tratados como en gatos diabéticos que todavía no han sido diagnosticados. Ponen en riesgo la vida del animal y requieren atención veterinaria inmediata.

1. Hipoglucemia

Niveles muy bajos de glucosa en sangre. Sucede en gatos tratados con insulina por distintas causas, como poner una dosis de insulina demasiado alta por accidente, en gatos que no comen o vomitan la comida y han recibido su dosis, si tienen picos de actividad que consumen energía, o si han bajado las necesidades de insulina de forma natural, entre otras.

2. Cetoacidosis Diabética (CAD)

Niveles muy altos de glucosa y cuerpos cetónicos en sangre. Es una complicación muy grave y potencialmente fatal de la Diabetes Mellitus. Se produce por una deficiencia de insulina unida a un exceso de hormonas de estrés. Como la glucosa no puede entrar en las células, el organismo lo detecta como déficit de energía, por lo que activa el metabolismo hepático y la lipolisis de los ácidos grasos genera cuerpos cetónicos. La  hiperglucemia y cetonemia provocan una diuresis osmótica con pérdida de agua y electrolitos responsables del cuadro clínico.

3. Síndrome Hiperosmolar Hiperglucémico

Niveles muy altos de glucosa y sodio en sangre. Es un proceso muy grave aunque afortunadamente, ocurre con poca frecuencia. La hipernatremia se produce por la pérdida excesiva de agua con la orina.  

¿Qué síntomas pueden aparecer?

¿Qué síntomas pueden aparecer en una Diabetes Mellitus?

  • Bebe más agua de lo normal
  • Orina más de lo normal
  • Orina en lugares inadecuados
  • Aumento del apetito
  • Pérdida de peso, en ocasiones obesidad
  • Infecciones recurrentes, especialmente de orina
  • Mala calidad del pelo
  • Si progresa en el tiempo desarrollan neuropatía periférica con plantigradismo de extremidades posteriores, retinopatía diabética, y cataratas.

*No es necesario que se cumplan todos los puntos aunque lo normal es que muestren varios síntomas a la vez. Existen otras enfermedades que provocan síntomas parecidos y se pueden confundir.

¿Qué síntomas encontramos en una Hipoglucemia?

  • Comportamiento anormal, apetito aumentado
  • Debilidad, incoordinación
  • Temblores
  • Contracciones musculares
  • Convulsiones
  • Nerviosismo, depresión, coma

* Una hipoglucemia puede ser fatal; es muy importante saber reconocer estos síntomas cuanto antes, aunque son más sutiles en las primeras fases.

¿Qué síntomas encontramos en una Cetoacidosis Diabética?

  • Signos previos de DM
  • Aliento cetónico o afrutado
  • Letargia, debilidad
  • Anorexia, náuseas, vómitos, diarrea
  • Deshidratación, shock hipovolémico, hipotensión
  • Alteraciones en la respiración
  • Edema cerebral, depresión, coma

¿Qué síntomas encontramos en una Diabetes Hiperosmolar?

  • Signos previos de DM
  • Aliento cetónico
  • Vómitos, dolor abdominal
  • Deshidratación, shock hipovolémico, hipotensión, hipotermia, oliguria.
  • Letargia, debilidad
  • Incoordinación, desorientación, depresión, coma

¿Qué hago?

La diabetes y las urgencias diabéticas en el gato-¿Qué hago?

Si sospechamos que nuestro gato puede estar desarrollando una Diabetes Mellitus es conveniente que lo llevemos a su veterinario habitual para que le haga un chequeo y las analíticas necesarias.

En caso de que nuestro gato diabético tratado con inyecciones de insulina muestre signos de hipoglucemia debemos reaccionar con rapidez y llevarlo de inmediato al veterinario. Si el nuestro está cerrado, debemos buscar uno de urgencias cercano. Mientras, tomaremos medidas rápidas para intentar estabilizarlo, como ofrecer comida si está en condiciones de tragar, o administrar en las encías con cuidado azúcar, miel o leche condensada.

Si sospechamos que nuestro gato diagnosticado o no de Diabetes Mellitus está desarrollando una Cetoacidosis Diabética o un Síndrome Hipersosmolar debemos acudir de inmediato a un centro de urgencias cercano completamente equipado con hospitalización y UCI. Estamos ante una emergencia médica y cuanto antes se instaure el tratamiento más posibilidades tendrá de salir adelante. El pronóstico de la CAD es reservado, con una tasa de mortalidad que oscila entre el 25 y el 40%. Si además el paciente presenta otra enfermedad concurrente como pancreatitis o sepsis, el pronóstico es malo. En el caso del Síndrome Hiperosmolar el pronóstico suele ser desfavorable.

¿Qué NO debo hacer?

  • No esperar a que mi veterinario abra al día siguiente
  • No esperar a que se le pase sin hacer nada
  • Si está en tratamiento con insulina no repetir inyección
  • No obligar a comer a gatos que no pueden deglutir o están inconscientes
  • No medicar NUNCA sin control veterinario

¿En qué consiste el tratamiento?

La diabetes y las urgencias diabéticas en el gato-¿En qué consiste el tratamiento?

La Diabetes Mellitus no tiene cura pero sí tiene tratamiento. El objetivo es mejorar la calidad de vida, controlar los síntomas, minimizar las complicaciones, y aumentar el tiempo de supervivencia. Los gatos diabéticos necesitan un tratamiento crónico durante toda la vida aunque en algunos pacientes existe una remisión clínica al cabo de algún tiempo. En estos casos, las necesidades de insulina van disminuyendo hasta poder retirar el tratamiento inyectable.

Los pilares fundamentales del tratamiento son las inyecciones regulares de insulina veterinaria vía subcutánea, una alimentación adecuada, ejercicio regular, control de peso, y control de otras enfermedades. Estas pautas dependerán de cada caso, se aplican de forma individualizada, y son proporcionadas por su veterinario en función de los estudios realizados en cada gato en particular. Necesitarán de un seguimiento continuo, con exploraciones físicas seriadas y analíticas de control de sangre y orina. También es importante monitorizar el peso, el apetito, el consumo de agua, la producción de orina, etc. Las dosis de insulina pueden cambiar con el tiempo. Un gato diabético puede vivir durante muchos años de forma saludable si los propietarios están dispuestos a hacer el esfuerzo de tratar y monitorizar a su gato de forma regular.

En el caso de las urgencias provocadas por una Diabetes Mellitus descompensada o mal controlada, será necesario el ingreso del paciente en cuidados intensivos. Se administrarán fluidos, suplementos, y fármacos vía intravenosa. El veterinario administrará la insulina en función de las necesidades de cada momento, normalmente vía intramuscular o en infusión intravenosa continua. Se hacen analíticas de sangre y en función del caso pueden ser necesarias otras pruebas para detectar posibles enfermedades concurrentes, como cultivo de orina, ecografía de abdomen, perfiles pancreáticos específicos, etc. Se monitoriza al paciente muy de cerca y se hacen controles de glucosa, electrolitos, estado ácido-base, y cuerpos cetónicos en sangre y orina. 

Palabras Clave:

predisposición, hospitalización, incoordinación, hiperglucémico, deshidratación, administrarán, pancreáticos, hipovolémico, complicación, alimentación, insulina, glucosa, diabetes, gatos, síntomas, gato, mellitus, sangre, orina, tratamiento, normal, agua, veterinario, niveles, qué, hipoglucemia, forma, pérdida, energí,

Últimas entradas