Infovet :
Crisis convulsivas y estatus epiléptico en el gato.

-
Autor
InfoVet - Portal veterinario
Email de contacto: info@infovet.es
Página web: www.infovet.es
3

Descripción: Crisis convulsivas y estatus epiléptico en el gato

Uno de los motivos de consulta más frecuente en medicina de urgencias y que más preocupan a los propietarios son las convulsiones. Una convulsión es una urgencia médica, especialmente si ocurren en serie o si estamos ante un estatus epiléptico.

¿Qué es?

Convulsiones y epilepsia en el gato-¿Qué es?

Una convulsión es una manifestación clínica que se produce por una alteración transitoria de la función cerebral. Tiene un comienzo repentino, suele ser de corta duración, cesa espontáneamente, va seguida de cambios de comportamiento, y según la causa, tiende a repetirse.

Es importante saber que un gato que convulsiona no tiene por qué ser epiléptico. La epilepsia no es una enfermedad específica, sino un signo de enfermedad neurológica crónica caracterizada por crisis recurrentes. Un único ataque no se considera epilepsia.

Una crisis convulsiva es generalmente autolimitante, con una duración aproximada de 2-3 minutos, y ocurre de forma aislada en 24 horas. En las crisis en clúster (en serie) se producen dos o más ataques en menos de 24 horas, y el animal recupera la consciencia entre un ataque y el siguiente. El estado epiléptico (continuo) es un estado de actividad convulsiva continuada que dura más de 5 minutos, o en el que se producen dos o más ataques pero sin que el animal recupere completamente la consciencia entre ellos.

¿Por qué se produce?

Las convulsiones pueden deberse a múltiples causas y es importante conocer la enfermedad de base que las provoca. En el caso de los gatos, las convulsiones normalmente se asocian a enfermedad estructural del SNC, mientras que la epilepsia idiopática es muy rara.

  • Causas intracraneales: anomalías estructurales en el sistema nervioso.
    • Malformación congénita.
    • Traumatismo craneoencefálico.
    • Inflamación: encefalitis infecciosas por Peritonitis Infecciosa Felina, toxoplasmosis, Cryptococcus, FIV, FeLV, bacterias, hongos, etc.
    • Neoplasia.
    • Enfermedades degenerativas o vasculares.
  • Causas extracraneales: anomalías en otros órganos que afectan al sistema nervioso.
    • Intoxicaciones por rodenticidas, metales pesados, pesticidas, anticongelantes, ciertos alimentos, venenos de animales, medicamentos, etc.
    • Enfermedades metabólicas: encefalopatía urémica, cetoacidosis diabética, anomalías de los electrolitos o de elementos minerales, hipoglucemia, encefalopatía hepática, etc.
    • Enfermedades nutricionales: déficit de tiamina.
    • Otras: parasitación intestinal severa, hipoxia, hipertermia.
  • Epilepsia idiopática: sin causa detectable. 

¿Qué síntomas pueden aparecer?

  • Pérdida de consciencia, pueden quedar tumbados de lado
  • Contracciones musculares fuertes e incontroladas
  • Movimientos de pedaleo
  • Rigidez del cuerpo, cabeza hacia atrás
  • Dilatación de las pupilas
  • Movimientos de masticación
  • Temblores o contracciones de las orejas, los párpados o los bigotes
  • Babeo
  • Pérdida del control de esfínteres, se orinan y defecan
  • Convulsiones parciales con afectación de una sola zona del cuerpo, por ejemplo las extremidades o la cara
  • Cambios de comportamiento, alucinaciones, vocalización, autolesiones
  • Marcha en círculos
  • Tras la convulsión desorientación, ceguera transitoria, tropiezos, apetito y sed incrementados.

*No es necesario que se cumplan todos los puntos pero con frecuencia se observan varios síntomas en el mismo paciente. Hay que tener en cuenta que podemos encontrar signos muy parecidos ante un episodio de síncope y es fácil que los confundamos. 

¿Qué hago?

Convulsiones y epilepsia en el gato-¿Qué hago?

Ante todo, debemos mantener la calma y colocar al gato con cuidado en una zona protegida para evitar que se golpee o se caiga. Lo podemos tumbar en una superficie blanda como su cama, pero debe estar siempre sobre el suelo. Cuando se produce la convulsión es importante que el animal no se autolesione o provoque daños a las personas que lo rodean. Es mejor que esté en una zona fresca y ventilada, porque las convulsiones aumentan la temperatura. Si nuestro veterinario le ha recetado medicación para controlar la crisis, deberemos utilizarla sólo según las pautas que nos ha dado. Si la convulsión cesa en el plazo establecido debemos dejar que se recupere en un lugar tranquilo, evitando la luz directa y el ruido.

Si nos encontramos ante una de estas situaciones:

  • episodio de convulsiones fuertes,
  • la medicación no es suficiente para parar la convulsión,
  • la convulsión dura más de 3 minutos,
  • las convulsiones se repiten en el tiempo,

debemos acudir al veterinario de inmediato. Si nuestro veterinario habitual está cerrado debemos buscar un centro de urgencias cercano. Estamos ante una emergencia y se necesita tratamiento médico temprano para controlar la convulsión y reducir las posibles secuelas. El pronóstico varía en función de la enfermedad que provoque el cuadro.

¿Qué NO debo hacer?

  • No meter la mano en la boca para protegerle, nos morderá inconscientemente.
  • No colocar al gato en la cama, el sofá, etc., porque se puede caer.
  • No medicar NUNCA sin control veterinario.
  • No repetir dosis de medicamentos para parar la crisis.

Si además las convulsiones son muy fuertes, duran más de 3 minutos o se repiten en el tiempo:

  • No esperar a que mi veterinario abra al día siguiente.
  • No esperar a que se le pase sin hacer nada.

¿En qué consiste el tratamiento?

Convulsiones y epilepsia en el gato-¿En qué consiste el tratamiento?

Como las convulsiones son una manifestación de un problema subyacente, el objetivo será diagnosticar y tratar, si es posible, la enfermedad de base.

Lo primero será realizar un examen físico completo con exploración neurológica y estudio cardiaco. Se toman muestras de sangre, orina y heces para hacer analíticas generales y pruebas funcionales específicas según las sospechas. También pueden ser necesarios estudios serológicos si se sospecha de enfermedades infecciosas. Si no damos con la causa pasaremos a técnicas diagnósticas más avanzadas como pruebas de diagnóstico por imagen (radiografía, ecografía, TAC, resonancia magnética), punción de líquido cefalorraquídeo, etc.

Si el gato acude al centro con convulsiones incontroladas o en estado epiléptico se tomarán las medidas necesarias para pararlas en el menor tiempo posible. Se aplican distintos fármacos como anticonvulsivantes, relajantes musculares, sedantes, diuréticos, tiamina, calcio o dextrosa en función de cada caso. Suele ser necesario hospitalizar al paciente. Durante el ingreso el gato también recibe tratamiento de soporte; es volteado frecuentemente para evitar úlceras y problemas pulmonares, se controla la micción y la temperatura, se hace fisioterapia pasiva, etc. mientras se monitoriza estrechamente. Mientras, se estudia el origen de las convulsiones. 

Palabras Clave:

craneoencefálico, cefalorraquídeo, desorientación, manifestación, vocalización, malformación, inflamación:, diagnósticas, convulsiones, enfermedad, gato, crisis, convulsión, causas, estado, animal, consciencia, ,

Últimas entradas