Infovet :
Atropello y accidentes de coche en el perro.

-
Autor
InfoVet - Portal veterinario
Email de contacto: info@infovet.es
Página web: www.infovet.es
3

Descripción: Atropello y accidentes de coche en el perro

Uno de los motivos de consulta más frecuente en medicina de urgencias son los traumatismos por atropello y accidentes de tráfico. Las heridas son frecuentes y se puede producir pérdida de sangre, daño extenso en tejidos blandos y huesos, y afectación de órganos vitales. Suponen un peligro para la vida del animal y en ocasiones resultan fatales. Un perro que sufre un atropello o un accidente de tráfico necesita atención veterinaria inmediata.

¿Por qué se produce?

El perro y los accidentes de tráfico-¿Por qué se produce?

En ocasiones los atropellos se producen por la negligencia de los dueños o por medidas de seguridad inadecuadas. Los propietarios se pueden descuidar mientras el perro va suelto o escapan de la casa a través de vallas defectuosas o de puertas mal cerradas. También pueden ocurrir en perros que se asustan con ruidos fuertes (petardos, autobuses, etc.), en machos que detectan perras en celo y en perros cazadores. Salen corriendo sin cuidado alguno (huída o persecución) y cruzan la carretera sin mirar. Los perros abandonados sufren atropellos con mucha frecuencia.

No sólo los vehículos a motor suponen un peligro, los perros también pueden ser atropellados por bicicletas, y aunque no lo parezca los daños que se producen llegan a ser muy serios. Por otra parte, el perro puede sufrir un politraumatismo por un accidente de tráfico del vehículo en el que viaja.

Los perros más afectados suelen ser jóvenes, machos enteros y de tipo asustadizo pero cualquier perro puede verse afectado. 

¿Qué síntomas pueden aparecer?

  • Pelo sucio, con restos de grasa de motor y material de la calzada o tierra de los alrededores
  • Uñas rotas y astilladas
  • Quemaduras de arrastre por la carretera
  • Abrasiones y laceraciones, hematomas en la piel
  • Dolor generalizado o localizado
  • Cojeras
  • Parálisis de las extremidades
  • Fracturas (extremidades, costillas, cadera, columna, cabeza, dientes…)
  • Luxaciones
  • Disnea, taquipnea, ortopnea, hemoptisis
  • Neumotórax, contusión pulmonar, hemorragia pulmonar
  • Hernia diafragmática traumática
  • Enfisema subcutáneo
  • Shock cardiovascular, hipotensión
  • Mucosas pálidas o cianóticas
  • Hipotermia
  • Estado mental deprimido, estuporoso o comatoso
  • Contusión o rotura de órganos internos (especialmente bazo y vejiga de la orina)
  • Líquido libre abdominal
  • Hemorragia externa o interna
  • Sangre en la cámara anterior del ojo

* Los signos clínicos varían en función del área corporal afectada por el traumatismo. Si el traumatismo ha dañado dos o más sistemas orgánicos hablaremos de paciente politraumatizado. Pueden aparecer nuevos síntomas en las horas siguientes al accidente.

¿Qué hago?

El perro y los accidentes de tráfico-¿Qué hago?

Tanto si hemos sido testigos del accidente como si nos encontramos al perro herido en la carretera o en los alrededores, lo más importante es mantener la calma.

Los animales heridos deben moverse lo menos posible y sólo para retirarlos de la calzada con mucho cuidado y sin ponernos nosotros mismos en peligro. Es mejor si contamos con la ayuda de otra persona y lo trasladamos en una manta, abrigo, etc. con cuidado de mantener la espalda del perro lo más recta posible.

Tras el accidente lo normal es que estén asustados y pueden intentar huir o reaccionan agresivamente por el dolor. La aproximación al perro debe hacerse despacio y con cuidado, sin hacer movimientos bruscos. En ocasiones puede ser necesario el uso de un bozal.

Estamos ante una emergencia muy seria y cuanto antes se le proporcione atención veterinaria más posibilidades tendrá de sobrevivir. Lo ideal es trasladarlo a un centro de urgencias bien equipado y lo más cercano posible. Es recomendable llamar al veterinario para que esté preparado para recibirnos. Que el veterinario se desplace al lugar del accidente supone perder un tiempo valioso y posiblemente no pueda hacer mucho sin los equipos y medios del hospital. Llevaremos al perro al veterinario en nuestro coche o pediremos ayuda a algún familiar, vecino o testigo del accidente. Existe un servicio de taxi que transporta animales y puede resultar útil si no tenemos más opciones.

En todo momento debemos tratar de mantener al perro lo más calmado y quieto posible para evitar agravar los daños. Es importante vigilar el estado del animal, controlando el latido y la respiración, y transmitir la información al veterinario. Si hay un sangrado profuso se puede presionar la herida pero no se deben hacer torniquetes si no se ha recibido entrenamiento médico. Muchos perros se encuentran en estado de shock y pierden temperatura. Para mantenerlos calientes podemos utilizar abrigos, mantas o toallas.

Aunque aparentemente el perro esté bien o si sólo tiene algunas heridas sin importancia debemos trasladarlo al veterinario de urgencias igualmente, ya que las heridas internas son frecuentes y pueden pasar desapercibidas.

Es importante informar a las autoridades y tomar los datos de los implicados. Si el perro no tiene dueño o no aparece, la policía local, la Guardia Civil o el veterinario podrán localizarlo siempre que lleve implantado el microchip, que es de carácter obligatorio. Con frecuencia muchos propietarios graban sus teléfonos en las chapas del collar del perro y es la forma más rápida de contactar con ellos.

El pronóstico suele ser reservado en la mayoría de los casos y dependerá de los sistemas afectados y de la gravedad del traumatismo.

¿Qué NO debo hacer?

  • No moverlo si no es estrictamente necesario
  • Nunca administrar a un perro atropellado agua o comida
  • No esperar a que mi veterinario abra al día siguiente
  • No perder la calma y provocarle mayor estrés
  • No medicar nunca sin control veterinario
  • No esperar sin hacer nada

¿En qué consiste el tratamiento?

El perro y los accidentes de tráfico-¿En qué consiste el tratamiento?

El veterinario hará una evaluación primaria rápida del caso, fijándose especialmente en los sistemas respiratorio, cardiovascular y neurológico y valorando el grado de dolor del paciente para poder priorizar en el tratamiento. Según los datos obtenidos en la exploración se procede a la estabilización del animal y una vez superada esta fase se realiza una segunda exploración más exhaustiva, mientras se monitoriza constantemente al perro en cuidados intensivos.

La oxigenoterapia suele estar siempre recomendada y en ocasiones es necesario intubar al paciente o hacer una traqueotomía y ventilarlo manualmente o conectarlo al respirador automático. Se coloca una vía endovenosa para administrar suero y las medicaciones pertinentes y se extrae una muestra de sangre para analizar. La fluidoterapia se establece según las características del caso y pueden requerir transfusiones de sangre y derivados. Es especialmente importante el manejo del dolor. Además de los analgésicos pueden ser necesarios antibióticos, antiinflamatorios, anticoagulantes, vasopresores, diuréticos, etc.

El veterinario pedirá pruebas de imagen de urgencias, principalmente ecografía rápida de tórax y abdomen para evaluar la presencia de líquido libre, aunque las radiografías nos pueden dar también mucha información, especialmente las de tórax. Ante la presencia de un neumotórax o de un derrame pleural (frecuentemente hemotórax) se procederá a realizar una toracocentesis para extraer el aire o el líquido que dificultan la respiración. Ante la presencia de líquido libre abdominal se realiza una abdominocentesis para obtener muestras. Siempre que hay líquido libre debe ser analizado. Normalmente estos pacientes requieren cirugía de urgencias por hemorragia interna, rotura de órganos internos o hernia diafragmática. En caso de daño neurológico severo puede ser necesaria una resonancia magnética o un TAC.

A pesar de que las heridas y fracturas de extremidades sean lo que más llama la atención al propietario, tienen baja prioridad en el paciente traumatizado. Una vez que ha salido de peligro se limpian y desinfectan las heridas, se vendan, y se estabilizan las fracturas. Se tomarán radiografías de las extremidades si estuviera indicado.

En el caso de que el paciente no presente daños aparentes en la primera exploración se debe quedar igualmente ingresado en observación, ya que puede descompensarse unas horas después del accidente por sangrado que se active, aparición de trombos, sepsis, etc. y es vital mantenerlo monitorizado. 

Palabras Clave:

estabilización, diafragmática, traqueotomía, respiración, radiografías, persecución), monitorizado, perro, veterinario, perros, líquido, paciente, accidente, cuidado, urgencias, heridas, exploración,

Últimas entradas